Quienes Somos Productos Puntos de Venta Apiterapia Apiarios Album Recetas Contacto Bibliografia

Jarabe de Propóleos El propóleos es una sustancia resinosa balsámica de consistencia viscosa y color verde pardo, castaño, rojo o incluso negro dependiendo su origen botánico, sabor acre, frecuentemente amargo, y olor agradable y dulce. Que las abejas recogen de los árboles de eucalipto, encino, ciprés, pino, roble entre otras variedades en Costa Rica y una gran diversidad de especies a nivel del mundo. Esta es recolectada y fortalecida por secreciones de sus glándulas salivares y la digestión de los granos de polen, ellas lo utilizan como antibiótico natural para protegerse de microorganismos (bacterias, virus y hongos) y mantener aséptica la colmena, lugar donde conviven mas de setenta mil individuos con sus crías y se almacena además todo su alimento. Este antibiótico natural no tóxico descrito así desde 1960 por el doctor Lavie y el doctor Mitja Vosmjak del centro de investigación Biótica. Forma un alimento de incalculable valor terapéutico, que ha despertado enorme interés mundial. El propóleos es usado desde los tiempos más remotos, usado por los sacerdotes Egipcios para embalsamar con el los cadáveres. Aristóteles Habla de el como (cera negra) para las infecciones de la piel, llagas y supuraciones. Los Incas lo utilizaban para combatir los cuadros febriles producidos por infecciones. La garantía de asepsia en el interior de la colmena, donde conviven más de setenta mil individuos con sus crías y se almacena además todo su alimento es proporcionada fundamentalmente por el propóleos, que las abejas utilizan con diversos fines: • Tapar grietas o quebraduras del lugar que alberga la familia • Reducir al mínimo el tamaño de las piqueras, evitando la entrada de frió, depredadores y visitas indeseables. • Tapizar el interior de las celdillas previo a la puesta de huevos por la reina, manteniéndolas libres de agentes microbianos • Evitar las vibraciones al ubicarse las colmenas en lugares expuestos a corrientes de aire, amortiguando de este modo los sonidos intensos. • Embalsamar para momificar y aislar los restos de animal del interior de la colmena, cuando resulten grandes y pesados para expulsarlos. Son numerosos los apicultores que han encontrado ratas, sapos, lagartos y hasta serpientes tratados de este modo. • Fijar los panales verticales en la base de la entretapa. • Embadurnar las paredes interiores de la colmena para evitar el frió durante el invierno y el calor excesivo en el verano, al cumpliruna función de aislante térmico. Las fuentes de obtención de propóleos por las abejas ha sido tema muy discutido. Muchos consideran que estos insectos cosechan únicamente las resinas de los árboles ubicados en el entorno de la Colmena; no obstante se ha podido comprobar la capacidad de las abejas de realizar una selección de aquellas resinas que específicamente necesitan, aunque se hallen a grandes distancias. Aquellas encargadas de la recolección del propóleos lo hacen durante las horas más cálidas del día, entre las diez de la mañana y las tres de la tarde; aprovechan las altas temperaturas para facilitar la obtención de esta resina que tiende a ser muy dura en ausencia de calor, pero que a temperaturas de más de veinte grados Celsius se torna muy manejable. El proceso de recolección del propóleos por las abejas Se realiza mediante un interesante proceso bioselector. Sus antenas detectan la fuente vegetal, seguidamente, desprenden la resina con sus mandíbulas y la secreción de sus glándulas salivales, y maniobras con sus patas hasta colocarla en los cestillos de sus extremidades posteriores. Resulta asombroso la destreza con que la abeja dispone de este material pegajoso sin encolar sus patas, lo que es debido a las sustancias secretadas por ellas durante el proceso, que pueden ejecutar sobre la yema vegetal o en pleno vuelo. Para llenar las dos cestillas la abeja necesitará entre un cuarto y una hora. Mientras mayor sea la temperatura más fácil será el trabajo El proceso de recolección puede ser interrumpido, entonces la pecoreadora volverá a la colmena para abastecerse de alimento y reanudarlo luego sin que varié el volumen de su carga. Al regresar a la colmena es recibida en ocasiones en la piquera por otras pecoreadoras, quienes la aliviarán en la liberación del propóleos. No obstante, es más común que al penetrar en el nido se dirija directamente a la zona donde el propóleos será empleado. Allí esperará hasta que otra obrera se le acerque y tome la Cantidad deseada. Esta operación de descargue puede durar de unas a varias horas. Si el material que se aporta no es lo suficiente manejable puede ocurrir que la pecoreadora espere al día siguiente para Liberarse de él. Esto lo Logrará ubicándose en la piquera de la
colmena, donde espera que el calor del sol ablande su carga lo necesario para que otra obrera se la retire de encima. Composición del Propóleos: Su composición química es compleja y variable, dependiendo de donde lo recogen las abejas. Componentes de base. Resinas y bálsamos 50-55%. Aceites volátiles o esencias 10% Ceras 25-30%. Polen 5% Materias orgánicas y minerales 5% También en su composición contiene: - Flavonoides: Galangina, crisina, pinocembrina, isalpirina, tectocrisina y derivados. - Acido benzóico y derivados. - Derivados de benzaldehído: vainillina e isovainillina. - Compuestos terpénicos y aceites esenciales: esculetol y escopetol. - Minerales y oligoelementos: aluminio, manganeso, plata, níquel, bario, boro, plomo, selenio, cromo, cobalto, cobre, hierro, magnesio, vanadio, zinc, yodo. - Vitaminas: provitamina A, grupo vitamínico B (B3,pp.-nicotinamida) - El propóleos es bactericida y bacteriostático y lo podemos considerar como un antitóxico natural, además también actúa como fungicida, para cierto tipo de hongos. Propiedades e Indicaciones: Los propóleos no solo son útiles para las abejas, sino también para los seres humanos. - Antibiótico natural: Muchas de las sustancias que componen los propóleos detienen el crecimiento de diversas bacterias como los estafilococos, estreptococos, salmonelas y diferentes bacterias causantes de infecciones intestinales.
Son efectivos tanto aplicados localmente sobre la piel o mucosas, como por vía oral.
A diferencia de otros antibióticos no deprimen las defensas del organismo, sino que ejercen una acción inmunoestimulante.
Se recomienda especialmente en caso de infecciones respiratorias (faringitis, bronquitis) o digestivas (gastroenteritis, colitis) - Virucidas : Los propóleos son activos contra los virus de la gripe y del herpes. Se está investigando su acción frente a otros virus. - Fungicidas : Impiden el desarrollo de diversos hongos microscópicos que afectan a la piel y a las mucosas, como la cándida albicans. En estos casos se aplican localmente en forma de pomadas u otros preparados. - Balsámicos y antitusígeno: Protegen y desinflaman las vías respiratorias. Indicado en caso de infecciones respiratorias de las vías altas ( faringitis, laringitis, sinusitis, bronquitis), y tos de diversa causa. - Antiinflamatorios: Numerosas investigaciones se han realizado en el estudio del proceso de reconstrucción y cicatrización de la heridas, y su profundización en los aspectos biológicos y bioquímicos que ocurren durante este proceso con el objetivo de acelerar su desarrollo. Autores como Asís (1989) consideran que la capacidad de acelerar ostensiblemente la epitelización y la división celular en la curación de heridas, y la prevención y detención del desarrollo de procesos inflamatorios es una de las propiedades más características de los preparados a base de propóleos. - Anestésico local: Se usa en dolores dentarios, aplicando una gota de tintura sobre la pieza dentaria afectada