Quienes Somos Productos Puntos de Venta Apiterapia Apiarios Album Recetas Contacto Bibliografia

Polen Seco El polen es un polvillo producido por los órganos masculinos de las plantas, encargado de fecundar sus órganos femeninos. Las abejas recogen el polen de las flores con sus patas y lo humedecen con néctar dándole forma de pequeñas bolas que transportan a la colmena para alimentar a las abejas obreras. Mediante estos viajes de flor en flor contribuyen, desinteresadamente, a la polinización de muchas especies. El polen de abeja es una fuente natural de salud. Contiene, de forma muy completa, todos los elementos indispensables para la vida de todo organismo, elementos que no podrían conseguirse de forma artificial ni con los métodos más sofisticados. Su riqueza hace de este producto natural un estupendo complemento alimenticio, con gran participación en el mantenimiento de nuestra salud. Como dice el Dr. Hugo Aguirre en su libro Bienestar y Salud por las Abejas: “Los aminoácidos son imprescindibles para el organismo, sólo con ellos el hígado puede formar proteínas y luego generar tejidos, producir secreciones glandulares o compuestos necesarios para el funcionamiento de todo el cuerpo, como son las hormonas, las enzimas, las defensas orgánicas, los anticoagulantes, etc.” COMPOSICIÓN Los gránulos de polen de las abejas son una mezcla compleja de numerosos nutrientes:
-Proteínas: 35% de elevado valor biológico y aminoácidos libres. -Hidratos de carbono 50%. -Grasas: 5% formadas por ácidos grasos insaturados. -Vitaminas: Vitaminas del grupo B (incluso una pequeña cantidad de B12) C, E, y pro vitamina A (beta caroteno). -Minerales: Entre el que destaca el potasio, calcio, magnesio, hierro, fósforo, manganeso y silicio. -Aminoácidos como histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalamina, treonina, triptófano, valina, arginina, histidina y acido glutámico. -Flavonoides: Como la quercitina de gran poder antioxidante. PROPIEDADES E INDICACIONES El polen es muy nutritivo y tonificante. Tiene un efecto revitalizante sobre todo el organismo. Se recomienda especialmente en los siguientes casos: -Anorexia: Una o dos cucharadas de polen junto con el desayuno, abren el apetito al mediodía. -Astenia: Cansancio, apatía, agotamiento físico
Trastornos nerviosos: Irritabilidad, depresión, disminución del rendimiento intelectual, retraso escolar. -Alergias: La ingestión de pequeñas cantidades de polen puede actuar como una vacuna desensibilizante en casos de rinitis, fiebre del heno, asma o jaquecas de causa alérgicas. Se debe empezar por dosis muy bajas (un gramo al día, aproximadamente una pizca), e ir aumentando según la tolerancia hasta una cucharada (unos 15 gramos) diarios. -Acné: De 3 a 5 gramos diarios de polen (de media a una cucharadita de postre) durante dos o tres meses seguidos, contribuyen a eliminar el acné, posiblemente debido a su acción equilibradora sobre el sistema hormonal. El polen posee una débil acción estrogénica. -favorece el desarrollo físico e intelectual de los niños. -En ancianos les proporciona una sensación de rejuvenecimiento -Normaliza las funciones intestinales y hepáticas. -En personas débiles, convalecientes o en estado de estrés. Facilita la recuperación de la vitalidad. -Quienes desempeñan trabajos intelectuales notan aumentada su capacidad mental, facilita la asimilación y desarrollo de sus ideas.