Quienes Somos Productos Puntos de Venta Apiterapia Apiarios Album Recetas Contacto Bibliografia
Quienes Somos

Mi nombre es William Mora Durán, y soy apicultor. Mi Atracción por las abejas inicia desde los 12 años. Donde Trabajé con un grupo de compañeros del proyecto 4-S de esa época en Llano Bonito de León Cortes. Apoyado por mis familiares: padres y tíos, despertó mi afición por estos laboriosos insectos. Luego de terminar mis estudios de Bachillerato en el Colegio Agropecuario de Santa María de Dota, donde reafirme mi practica en la actividad apícola. De ahí en adelante tuve mi primer apiario de 30 colmenas en San Pablo de León Cortes.

Nuestra base de operación ha estado siempre ubicada en Los Santos; Santa María de Dota, San Marcos de Tarrazú y San Pablo de León Cortes. Nuestra pequeña industria de envasado está localizada en San Marcos de Tarrazú; donde trabajamos 4 personas dependiendo de la época del año. Nuestra meta es llegar a trabajar con 500 colmenas, buscando mejorar las tecnicas de manejo y producción modernas. En la época de floración nos desplazamos hacia las zonas bajas del Pacifico Central, de noviembre a febrero, por la diversidad de floración de sus bosques primarios y secundarios, donde obtenemos nuestras mieles multiflorales; y de marzo a mayo aprovechamos las floraciones de café del sector de los Santos, donde terminamos el ciclo de floración e iniciamos el periodo de invierno con las colmenas.

 

 

Como Siempre en Ecomiel nuestra meta ha sido la trazabilidad de nuestros productos; ya que los ellos son un regalo de la naturaleza y un laborioso trabajo de esos seres vivos sumamente organizados que son las abejas. El cual no permitiremos que personas inescrupulosas desvirtúen, falseen o imiten.

 

Los primeros años fueron difíciles, aprendiendo las técnicas de manejo, métodos antiguos; así que decidí buscar información de instituciones la cual era muy escasa, pero la mejor escuela fue la práctica directa con las abejas en la región de los Santos, por la aptitud de la vegetación que en ese momento fueron determinantes. Es importante mencionar la llegada de la abeja africanizada a mediados de la década de los 80’ la cual nos hizo retroceder enormemente en la actividad por su agresividad, pero con ayuda del Ministerio de Agricultura, el INA (Instituto nacional de Aprendizaje) mas la unión entre los apicultores con verdadera vocación logramos mantenernos en la actividad.